La panadería del Chuña

Si bien ya escribí un post sobre la gastronomía norteña, esta peña merecía tener su propio post.

Un clásico del norte argentino, son las peñas. Y quizás por esa razón, las tres veces que viajé allí, visité distintas peñas.

No soy amante del folklore, por lo que de no haber estado de viaje y con ganas de conocer otras culturas, probablemente nunca hubiese entrado a una peña. Pero viajar ayuda a dejar los prejuicios de lado, y al menos en lo personal, me gusta aprovechar la ocasión para visitar lugares que seguramente en otras circunstancias no visitaría. 

Estando en la Ciudad de Salta, visité "La panadería del Chuña", una peña, que desde la puerta se veía bastante atractiva y prometía un lindo show.

A diferencia de "El Caminante", la peña de Ricardo Vilca en Humahuaca, "La panadería del Chuña" es un tanto más "comercial", es decir, hay un espectáculo muy bien armado, en donde se nota que hay una buena inversión económica. Repito, es un show mucho más comercial y menos intimista que en las típicas peñas que uno encuentra en el norte del país, pero no lo digo como una crítica negativa, sino para diferenciar una cosa de la otra.

El menú estaba lleno de platos típicos de la región, sin embargo, yo ya había cenado antes de ir en otro lugar (era 29, y siguiendo la tradición, había cenado unos ricos ñoquis), así que me limité a comer un par de empanadas de carne y disfrutar del show.

El espectáculo que propone "La panadería del Chuña" es completo, entretenido, variado e invita al público a participar, así que si les gusta bailar, la van a pasar aún mejor que yo, ja! Con un ballet estable, la música de Los Pregoneros, danzas carnavaleras, un show humorístico y tangos. Entre música, un buen vino, bailes y comida típica se va pasando la noche. Una noche alegre y divertida, para disfrutar en pareja, en familia o con amigos. 

Un dato para tener en cuenta (y porque intuyo que más de uno se llevó una sorpresa) es que el show tiene un valor de $60. Realmente lo vale, pero no es algo que a uno le avisan en la puerta, aunque seguramente en letra no muy grande, figura en la carta.

Ya de regreso en Buenos Aires, noté que "La panadería del Chuña" es un clásico y una visita (casi) obligada para quienes visitan la Ciudad de Salta. La verdad es que "descubrí" el lugar de pura casualidad, recorriendo la noche salteña. Me alegro de haber pasado por ahí!


No hay comentarios:

Publicar un comentario