Cafayate & Valles Calchaquíes

Cafayate es la ciudad más importante dentro del circuito de los Valles Calchaquíes y está situada en el sudoeste de la provincia de Salta. Se encuentra a unos 1683 metros sobre el nivel del mar y para llegar hasta allí (desde la Ciudad de Salta) hicimos un viajecito de 186km por la ruta nacional n°68.


Para aquellos que no lo sepan, Cafayate es famosa por sus viñedos. Muchas de las bodegas más conocidas se encuentran allí. Si bien no suelo tomar vino, mientras visitaba una bodega (cuyo nombre no recuerdo), hice una excepción y comí empanadas salteñas acompañadas de una buena copa de vino tinto. También probé el torrontés (vino blanco), que es, según me dijeron, el que más se destaca. Muy ricos ambos.

Si cuentan con buena imaginación, en la ruta, cuando recorran La Quebrada de Las Conchas, van a poder apreciar algunas formaciones creadas por el viento y el agua a través de millones de años como La Garganta del Diablo (maravillosa), el Anfiteatro (una acústica impresionante, y pueden darse el gustito de escuchar a algún músico local en vivo), Los Castillos, Casa de Loros, el Fraile, Las Ventanas, El Obelisco y El Sapo, entre otros. Algunas se ven a simple vista, mientas que para ver determinada forma en la formación, valga la redundancia, hay que tener muuuucha imaginación y una mente bastante creativa, ja! En fin, es algo simpático.


Como ya llevábamos un par de días en Salta y habíamos probado comida local tanto en los almuerzos como en las cenas, en esta oportunidad optamos por comer una pizza en el centro cívico de Cafayate. Estaba riquísima. Y para coronar la visita a la ciudad, probé el famoso helado de vino, en mi caso, probé el tinto, pero también había torrontés. ¡Realmente tenía gusto a vino tinto! Y creo que esa fue la razón por la que mucho no me gustó, pero para alguien que toma vino frecuentemente, supongo que será una opción más que atractiva para el verano.

Mi costado más turístico hizo que visitara la iglesia, que está ubicada justo frente a la plaza y tomara algunas fotos.



Mientras que a mi costado más viajero le resultó interesante hablar con una turista que venía desde Taiwan y llevaba casi tres meses recorriendo latinoamérica completamente sola y sabiendo unas 10 o 15 palabras en español. Poco después de su visita a Salta partiría hacia Brasil, para disfrutar del carnaval y posteriormente hacía Chile. Interesante viaje, ¿no? Intercambiamos tarjetas, aproveché una vez más para hablar en inglés y le enseñé un par de palabras en español. Quizás, la próxima vez nos encontremos por Asia, nunca se sabe...



No hay comentarios:

Publicar un comentario