Entrevista a Oscar Barney Finn


El próximo 7 de febrero llega a la cartelera porteña "Noches Romanas" obra del dramaturgo Franco D’Alessandro, que recrea la apasionada amistad entre la actriz Anna Magnani y Tenessee Williams
.
La versión local estará protagonizada por Virginia Innocenti y Osmar Núñez, y dirigida por Oscar Barney Finn, quien anticipa: "Esta obra no pretende ser una reconstrucción arqueológica sino una aproximación emotiva".
.
.
¿Cómo conociste "Noches Romanas"?
.
Supe de la obra de D'alessandro por una amiga que la había visto en el Off-Broadway y ahí me empecé a poner en contacto.
En mis comienzos, hice mucho cineclub, y en ese entonces, estudiaba las peliculas y los directores. Fue ahí que conocí todo el movimiento neorrealista y la importancia que tenía una mujer como Anna Magnani dentro de ese movimiento.
Las cosas no surgen de la nada, tienen sus razones. El tiempo a uno lo va haciendo acumular experiencia, conocimiento y todo eso llevó a la decisión de comprar la obra, llamarlo a Hugo Zanon para que haga la traducción y empezar a trabajar sobre esos textos...
.
.
¿Tuviste oportunidad de ver la obra en Nueva York?
.
No, no la pude ver. 
No creo que mi versión se parezca (por las fotos que he visto) a las puestas que ha tenido anteriormente, pero sigue siendo atractivo encontrar a dos actores de la calidad de Osmar (Núñez) y de Virginia (Innocenti) que van a establecer un duelo yendo hacia la búsqueda de las verdades de estos dos personajes. 
.
.
Tennessee Williams y Anna Magnani, tuvieron historias de vida muy complejas, ¿en qué material te basaste para poder reconstruirlas?
.
Primero en todo lo que yo tenía, porque además, la obra aborda, en algunos momentos,  pequeñas escenas de las obras de Williams como "Dulce Pájaro de Juventud" ó "La Rosa Tatuada", que fue la obra que los juntó a ellos. Y también leí libros de análisis y varias biografías que me resultaron interesantes.
Los dos son personas que tienen cargas familiares muy fuertes. Magnani con su hijo poliomielítico, sus relaciones con los hombres, y una madre que estuvo siempre ausente, porque vivía en Egipto. Y por otro lado, Williams con una madre autoritaria, dominante, y una hermana que pasó la mayor parte de su vida adulta en hospitales mentales. Ambos están muy condicionados.
A Williams había que rastrearlo en sus obras, y esto habla de la importancia que tienen esos antecedentes familiares. Fue algo que los emparentó. Y también el amor, porque los dos lo buscan desesperadamente. 
Estas son las coordenadas con las que yo cuento y espero que los actores, con su talento y su sensibilidad, conduzcan al espectador a ese enfrentamiento de angustias, de amores y de ansiedades, que fue su vida.
.
.
¿Qué es lo más importante en tu versión de la obra? ¿En qué hiciste hincapié?
.
Yo voy a la búsqueda de los sentimientos. La obra existe, porque existen esos personajes en los sentimientos, entonces voy hacia la profundización de esos textos, a la verdad que tiene que surgir de estas relaciones. Eso es lo que busco. Porque, además, me interesa lo que dicen con esas palabras. Williams es un hombre que elige muy bien sus palabras, como se lo dice a Anna Magnani en su obra.
.
.
¿Con qué se van a encontrar los espectadores?
.
Es un viaje hacia el pasado para rescatar dos figuras que hoy tienen mucha vigencia, más allá del tiempo que ha transcurrido. Pero también para vibrar como ellos han vibrado. Porque hablan del abandono, del amor, de los deseos, de crisis...
Vivieron en décadas como la del '50 ó '60, pero ellos también están hablando de un hoy. Porque hoy, aunque estos códigos no aparezcan muy a la vista, siguen estando en forma latente en la vida de cada uno.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario