Entrevista a Damián Mahler



Drácula cumple 20 años, y como no podía ser de otra manera, no sólo fuí a ver la obra, sino que también tuve la oportunidad de charlar un rato con Damián Mahler, quien se suma en esta nueva etapa para dirigir nada más y nada menos que a la orquesta del musical argentino más emblemático de nuestra historia.




¿Cómo te encuentra la obra en este momento?



Es una experiencia muy rara porque, como bien decías, Drácula tiene 20 años, y yo tengo 22, entonces cuando Drácula se estrenó yo tenía 3 años recién cumplidos y recuerdo la platea inmensa en el Luna Park, la gente enloquecída, la adrenalina, subir al final a saludar al escenario con mi papá y mi mamá...
Siempre asistí a las funciones como fan número uno, y es raro ahora encontrarme como director de la orquesta, te preguntás cuándo fue que se hizo el cambio?
Siempre me sentía muy cerca de todo, pero a la vez uno lo mira desde afuera y de repente esta vez, cuando surgió esa idea loca de que Candela sea Mina y que yo sea el director de orquesta (igual nos vamos a turnar con mi papá). Fue muy loco.
Yo estuve desde el principio del proceso, tomando las pruebas, preparando a los chicos del elenco en lo musical...Así que vivir todo eso desde adentro es una experiencia muy rara, me siento raro todavía.



Seguramente mucho de los músicos te conocen desde chico ¿Qué ventajas y desventajas tiene trabajar "en familia"?


Muchos músicos me conocen desde que nací, y muchos otros me conocen desde el 91, y de repente me ven dirigiendo la orquesta y agradeciendome cómo encaré el proyecto, con la seriedad que tomé las cosas, lo claro que soy al dirigir y demás.
Pero al mismo tiempo el ambiente familiar tiene una cosa que es como medio jodida porque vos podés caer muy fácil en el "está ahí porque es el hijo de...". Así que la responsabilidad de dirigir Drácula para mí es mayor que la de dirigir otra obra.




Creciste junto a "Drácula, el musical", ¿Tenés algún recuerdo en particular relacionado con la obra de cuando eras chico?



Tengo todo tipo de recuerdos, de niño cantando las canciones, tengo una grabación, apenas sabiendo hablar cantando el dúo de amor...Y son esas cosas que uno no imagina. Es muy probable (siempre lo hablamos con Cande) que hayamos gestado este sueño mucho antes de tener la conciencia de haberlo soñado, de haberlo anhelado.
Yo creo que es una asignatura que en algún momento tenía que suceder, y que todo se dá justo cuando estoy preparado para abordar una cosa así, porque yo no podría haber hecho esto dos años antes, dos años después no sé qué va a pasar...Es como que el momento fue este, y es muy lindo ver cómo cuando uno se para enfrente de una orquesta tiene que aplicar todo lo que sabe, y es en ese momento en dónde agradecí haber tenido la formación que tuve, los maestros que tuve, los maestros que tengo en la facultad, que me hayan contagiado tanto Pepe como mi papá la entrega absoluta, la pasión por lo que uno hace. Es como que todo cierra lindo.




¿Qué tiene esta nueva versión de "Drácula, el musical"?¿Qué es lo que buscaron en esta oportunidad?


La obra tiene distintos cambios que van desde la partitura, que está completamente reorquestada. Hay partes nuevas, la versión original había sufrido unos cortes previos a su estreno, que se decidieron incluir en esta versión. Se trató de mantener más o menos la misma duración, pero sumándole escenas nuevas.
Estos cambios sobre todo ayudan muchísimo al desarrollo del personaje de Van Helsing y de Johnatan que son los personajes que más habían sufrido con los cortes previos. Los personajes en sí ahora están más completos.
En cuanto a la escenografía se han sumado muchísimos elementos para realzar todo lo que tenía antes, hay nuevos telones, nuevos candelabros, etc.
Hay un personaje nuevo, que es el personaje de Hopkins, el dueño de la firma, que viene a buscar a Johnatan porque desapareció.
La obra es la misma, pero tanto la visión de Pepe como director, como la de mi papá de compositor y orquestador cambió. Los dos crecieron muchísimo en estos 20 años, Drácula fue un suceso enorme.
Yo siento que este Drácula gana mucho en cuestiones que tienen que ver con el detalle, mucha gente quizás puede decir que no es necesario, pero yo pienso que sí, porque en el detalle se busca la excelencia y eso tiene que ver con los cambios que se hicieron, es decir, no se hicieron porque sí, sino que por alguna razón u otra hacen crecer a la obra.




¿Por qué tienen que venir a ver "Drácula, el musical"?


Porque es EL musical argentino. Es una obra que no tiene igual, que es de una emoción profunda. Yo termino emocionado todos los días.
Porque el elenco está conformado por artistas talentosísimos, que dejan la vida y tienen un compromiso enorme con el Teatro.
Y porque...cuando algo es bueno no resiste tanto análisis, es una obra que es buena desde lo objetivo y desde lo subjetivo.
Drácula es un musical, es un clásico de nuestra cartelera porteña y yo siento que lo que ocurre con la gente que viene es que se generó una cultura de que Drácula es un orgullo nacional, que es una obra nuestra, entonces el público la siente propia.

Fotos by Emiliano Pollini



Muchas gracias a Damián Mahler por su buena predisposición para la realización de esta entrevista! :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario