Entrevista a José María Muscari

"El que ejerce muchos prejuicios conmigo, se lo pierde"



Miércoles, noche fría en Buenos Aires, y yo me encuentro en la Ciudad Cultural Konex, nada más y nada menos que para entrevistar a un director tan prolífero como único: José María Muscari.
Entramos a la sala de Feizbuk, están los Míticos, es su día, ellos arrancan la semana, y según veo tienen toda la onda.
José sugiere hacer la nota en la última fila de la sala, así no se escucha tanto ruido, lo sigo, nos sentamos y comenzamos a charlar...

¿Cómo empezó todo? ¿En qué momento descubriste que querías ser director de Teatro?

En realidad es muy extraña la historia, mi papá era verdulero y mi mamá ama de casa. Vengo de una familia en donde éramos como sesenta, nadie tenía antecedentes artísticos...
Y en realidad, cuando tenía 8, 9 años se me antojó ir a aprender Teatro. Después empecé a ir a un centro cultural barrial, a estudiar, y ahí me dí cuenta que era eso lo que quería hacer, y ya nunca más paré.


Desde hace un tiempo largo que venís utilizando Facebook muy activamente, ¿Cuándo fue que dijiste "Esto puedo convertirlo en una obra"?

Se me ocurrió hacer la obra, además de porque usaba continuamente el Facebook, cuando empecé a ver que era un mundo del que todo el mundo hablaba, cuando me daba cuenta que todo el mundo vibraba en esa energía, cuando me dí cuenta que el Facebook tiene un montón de usos además de lo social, que es un poco de lo que habla la obra, desde personas que hacen política pasando a defensores de lo indefendible e incluso situaciones como la del tipo que está muerto y siguen hablando con él.
Cuando me dí cuenta que Facebook era una especie de compendio donde sucedian muchas cosas, ahí me di cuenta que eso podia ser material potable como tema para una obra.

¿Cómo fue el proceso de investigación de "FEIZBUK"?

Durante un mes le pedí a varios actores que ellos investigaran algunos casos específicos que le llamaran la atención, porque me parecía que estaba bueno tener la mirada de otra persona, no sólo la mía.
De alguna manera, el haber estado durante un mes con actores investigando y viendo en donde ellos posaban su mirada, me permitió tener un material más amplio para escribir la obra.


"FEIZBUK" tuvo un casting multitudinario, ¿Qué era lo que esperabas encontrar en cada una de las personas que se presentaron?

En realidad, no estaba buscando algo específico, ese era el gran secreto del casting para mí.
No había nada en mí que estuviera esperando algo específico en el actor que venía, simplemente me dejaba impactar por lo que me gustaba, y eso que me gustaba pasaba a ser una especie de pasaporte para trabajar conmigo.
No buscaba actuación, ni talento, ni personalidad. Buscaba un compendio de todas esas cosas, un poco ingobernables e inmanejables, porque es muy dificil hacer un casting tan rápido.
Fue muy dinámico, entraban de a 15 o 20 personas, y fue muy movilizante. El primer día estuvimos 6 horas, viendo mucha gente, y el segundo día estuvimos 4 horas más. Viendo mucha gente, mucha energía, una energía muy explosiva de la gente por su pulsión por entrar, pero fue muy divertido la verdad.


Hace poco estuviste en Sábado Show, y en las redes sociales se generó un pequeño debate entre tus seguidores, porque no estaban muy de acuerdo con que fueras a un programa de Tinelli. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Yo trabajo hace 14 años, dirigiendo, escribiendo, actuando. Creo que soy quien soy por quien soy, no por los lugares que ocupé hasta acá. No es que siento que soy un gran director porque dirigí en el San Martín. No es que creo que soy un gran director comercial porque hice un éxito grande como En la cama. No es que me siento el rey del under porque puedo hacer Feizbuk a sala llena.
Soy quien soy por la acumulación de mi trabajo, por mi talento, por mi perspectiva frente a los temas y a las cosas, entonces ir a un programa de televisión en donde me pagan por trabajar, lo considero eso, un trabajo.
No tengo ningún tipo de prejuicio ni con nada ni con nadie, quedó demostrado en el transcurso de todas mis obras.
Si el trabajo que me ofrecen me gusta, me interesa, y siento que va a estar bueno, que me voy a poder desarrollar, que el público va a poder ver algo mío que no vió hasta acá, me parece que vale la pena. Lo que le pasa al otro con mi elección, es un tema del otro, en el que no puedo interceder.


Aparte de Facebook y de Twitter, también tenés un Blog personal, Mundo Muscari, ¿Por qué decidiste crearlo?

El Blog en realidad surgió como una idea de poder mostrar el lado b de un artista. Mi Facebook, mi Twitter, hablan de mi trabajo, muestran los nombres de las obras, las funciones, los horarios, etc. Entonces me parecía que estaba bueno tener un espacio en la red en donde el público que lo desee venga a encontrarse con algo que no es la venta de lo que hago, sino que es encontrarse conmigo y con lo que me pasa frente a determinadas cosas en mi cotidiano.


Tenés 3 obras en cartel, y dentro de poco te vas de gira con "Pirañas", en donde actúas, ¿Qué es lo que te impulsa a generar tanto contenido?

No creo que tenga tanto que ver con generar contenido, sino con un deseo más personal de poder cristalizar los deseos que tengo.
Yo hago mi trabajo porque me hace feliz, porque me gusta, y la paso bien haciendolo. Y si en algo la paso mal, no lo hago, ya sea ir a un programa, hacer una nota o dirigir una obra.


Además de "FEIZBUK", también sos el director de "El Anatomista", ¿Habías leído el libro antes de dirigirla?

No, no había leído el libro, pero me pareció muy atractivo que me llamen para dirigir una novela que tenía tanta historia.
Cuando me reuní con el adaptador, lo primero que le pregunte fue que me cuente de qué iba la historia, y cuando me contestó que era el descubrimiento del clítoris, la mezcla entre la religión y el sexo, me pareció que era un tema que podría haber escrito yo. Así que eso ya fue un gran enganche para que yo pueda desarrollar mi interés por dirigir la obra.
Después leí la novela y me encantó, leí la adaptación y me encantó.
Además tenía muchas ganas de dirigir en el Regina, y la verdad que estoy muy contento de dirigir el anatomista, que además va a seguir hasta marzo. Es un espectáculo que me trajo muchas alegrías.


¿Cómo fue que se te ocurrió hacer una obra como "Escoria", en donde exponés a actores que tuvieron su momento de fama, pero que ahora no son reconocidos?

Me parece que de alguna manera, tanto el año pasado como este, es un momento muy ON de mí carrera, con mucha visibilidad, con mucha explosión desde lo mediático, lo popular, desde el reconocimiento, desde los premios, pasando por la multiplicidad de obras, de mis roles.
Como que de alguna manera ese momento tan ON de mi carrera, me hizo reflexionar sobre lo esfímero que es eso, porque uno no tiene eso para siempre, y estaba bueno hablar en este momento sobre eso que también uno tiene también es pasajero. Entonces creo que Escoria es un llamado a la reflexión propio y por ende al que está viéndola. Y a la vez es un espectáculo muy emotivo, sobre el paso del tiempo, la utilización del ser humano, etc.


¿A la hora de ponerte en el lugar de espectador, qué es lo que te gusta ver en Teatro?

Esta semana quiero ir a ver "Corazón idiota", porque me gusta mucho Carla Peterson, y Griselda Sicialini. También quiero ir a ver "El descenso del monte morgan", porque me parecen alucinantes tanto Eleonora como Carola y como Oscar, y además me interesa mucho ver qué hizo Veronese con ese material.
Me gustó muchísimo "Agosto", también "Mi vida después" de Lola Arias, que mezcla mucho lo alternativo con lo convencional.
El teatro de Paco Gimenez me encanta, muchas de las cosas que hace Veronese más que nada en el under. Federico León me encanta, Romina Paula...Muchos.


Muchos de tus actores coinciden en que tu personalidad no concuerda mucho a lo que reflejás en tus obras, ¿Es realmente así?

En mis obras plasmo un montón de cosas que tienen que ver conmigo, pero que al plasmarlas en un escenario quedan exorcidas de mí, entonces después en la vida ando más liviano, y de alguna manera como que todas mis fantasias, mis perversiones, mis oscuridades, y mis bajezas están puestas en las obras.
Entonces después lo que me queda para la vida es mucho más liviano y está buenísimo!


Realmente le agradezco muchísimo a José María Muscari, no sólo por su tiempo, sino también por la buena onda para hacer la nota y la invitación para ver Feizbuk Miticos (que estuvo muy buena!). Un verdadero gusto hacer una nota así! :)

Entrevista realizada por: Romina Bond
Fotos: Emiliano Pollini

No hay comentarios:

Publicar un comentario